Tal y como sale de las entrañas de la tierra, el petróleo es poco menos que inservible. Al principio se refinaba al lado mismo de los pozos, hasta que se comprobó que era más adecuado hacerlo cerca de los grandes centros de consumo. Ello desarrolló enormemente el transporte de petróleo crudo.

Hoy, casi la totalidad del petróleo se transporta por vía marítima, en buques – tanques de hasta 500 mil toneladas, y por vía terrestre a través de oleoductos de más de un metro de diámetro y centenares de kilómetros de longitud.

Los buques – tanques, conocidos como petroleros, están compartimentados para aumentar la seguridad del transporte y evitar desplazamientos del líquido.

De esta manera, también, pueden transportarse diferentes tipos de crudo al mismo tiempo.

A fin de lograr que un líquido tan espeso como el petróleo crudo circule por los oleoductos, son necesarias potentes estaciones de bombeo al comienzo y a lo largo de todo el recorrido.

El barril de petróleo

Es la unidad de volumen empleada para el crudo petrolífero. Tiene su origen en las antiguas barricas que se empleaban para transportarlo.

Tiene un valor aproximado de 159 litros

Por ejemplo, el oleoducto «Alyeska» cruza Alasca de Norte a Sur y mide 1.275 Km. Hubo que tender 500 mil toneladas de tuberías a través de regiones completamente heladas. Trabajaron en él miles de operarios y tardaron en hacerlo 3 años. Fue inaugurado en julio de 1977.

El gas natural se transporta de manera similar al petróleo: mediante barcos especiales llamados «metaneros» o a través de gaseoductos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.