Los caminos de la tierra han desgastado miles de pies y de rudimentarios zapatos.

Sólo en tiempos históricamente recientes el caballo, el burro o el camello empezaron a ayudar al hombre en su tarea de desplazarse por el mundo.

Y únicamente en los últimos 150 años los medios de transporte se han hecho tan eficaces, que a lo largo de nuestra vida, y sin que nos demos cuenta, recorremos distancias suficientes para dar varias vueltas al mundo.

Es, casi, la historia de cómo aprendimos a caminar usando zapatos de hierro en caminos de hierro y de asfalto. Incluso dando saltos tan largos que se han convertido en vuelos, capaces de llevarnos al otro lado de los mares

En esta sección trataremos los siguientes temas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.