.

Máquinas:
El Taladro de Arco

No queda constancia física de su existencia, aunque sí pequeñas máquinas y herramientas similares entre las tribus primitivas que aún existen en el mundo. Se trata del llamado taladro de arco; una máquina herramienta capaz de perforar piedras o de hacer en ellas huecos o ranuras.

El funcionamiento del taladro es sencillo, y similar al de que han usado algunas tribus para conseguir con palos la velocidad de frotamiento capaz de producir fuego.

El taladro consta de unos elementos verticales de soporte, a los que va unido un brazo horizontal, que transmite la fuerza para perforar la piedra.

Esta fuerza constante se consigue mediante el procedimiento de colgar del brazo horizontal una piedra de gran tamaño. Se produce, entonces, un efecto de palanca.

El eje que taladra va sujeto al arco mediante una lazada sencilla en la cuerda, que actúa como corredera de viene y va.

La piedra colgada a media altura en el eje del taladro, actúa como volante de rotación del mismo, además de aumentar la presión en el punto de contacto.

En lo que respecta a los materiales, como los ejes de taladro sólo podían ser de madera o de hueso (fémures de animales grandes, por ejemplo) se usaba como abrasivo sílex triturado, que se interponía entre la madera o el hueso y la piedra, y que se renovaba cada cierto tiempo.

La eficacia de máquinas herramienta de este tipo está confirmada, ya que se conservan numerosos útiles de piedra pulimentada, con agujeros bien perforados para introducir mangos.

El trabajo de la piedra necesitó herramientas de muy buena calidad durante el neolítico

Inicio de página Otros temas sobre máquinas:

Cortar, clavar, construir
Balanza romana

 

 Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Madrid

Formulario de Búsqueda

Historia de la Industria
        Amplias cronologías y desarrollo de temas históricos

Estadísticas Gráficas

Otros vínculos disponibles: