.

Ingeniería Textil
La industria de la seda
La seda proviene de China. Según la leyenda, la emperatriz Lei-Tsu (hacia el 2.600 a C.) fue la descubridora del proceso de hilado y posterior tejido de los capullos del gusano de seda.

Siglos después, durante la dinastía Han (II-III a C.) empezaron a organizarse las grandes caravanas que comunicarían Oriente y Occidente a través de la llamada Ruta de la Seda. 


Pintura oriental sobre seda. Siglo XIII

La sericultura, o cultivo de gusanos de seda, llegó a occidente a través de los árabes, y se sabe que fue Andalucía la primera región Europea donde se criaron gusanos de seda. Después se extendería a Murcia, Toledo y Cataluña.

La cría de gusanos se realiza en enrejados de caña, alimentándolos con hojas de morera. Cuando los gusanos han terminado de hilar sus capullos, éstos se pasan por vapor de agua y luego se deshilvanan.

Cada filamento puede tener una longitud entre los 600 y los 1200 metros.

Como el filamento es muy delgado, los capullos se ponen en recipientes a 90ºC para que se reblandezca la sericina que el gusano segrega junto a la fibra, y luego se baten con escobillas para que los filamentos se enganchen de tres en tres o de cuatro en cuatro.

El aprecio histórico por la seda se debe a su textura y a su gran capacidad para tomar los colores. De hecho, es un soporte privilegiado de la pintura y caligrafía oriental.

En España, el cultivo de la seda tropezó con numerosas dificultades políticas, que van desde la expulsión de los moriscos hasta la tala de moreras o el aumento de impuestos.

En Inglaterra, sin embargo, la industria de la seda está en los orígenes de la Revolución Industrial, ya que fue en sus talleres donde primero se implantó el sistema de fábrica y la división del trabajo, así como un especial cuidado en la distribución y comercialización.

Tela mecánico de hierro, del siglo XIX.
Uno de los inventos de la Primera Revolución Industrial

Los molinos sederos de Bolonia, en Italia, iniciaron esta tradición ya en el Renacimiento, y Thomas Cotchett los reprodujo en Derby en 1702.

En España, Valencia, Murcia, Barcelona y Reus fueron los centros más importantes de la industria de la seda. En 1900 había 1290 telares en Barcelona y 870 en Valencia.

La seda fue especialmente apreciada por su suavidad y facilidad para tomar los colores

Inicio de página Otros temas sobre textil:

Hilar y tejer: antecedentes históricos
La industria de la lana
La industria del algodón

 

 

 Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Madrid

Formulario de Búsqueda

Historia de la Industria
        Amplias cronologías y desarrollo de temas históricos

Estadísticas Gráficas

Otros vínculos disponibles: