.

Ingeniería Textil
La industria de la lana
La lana fue durante siglos la principal fibra que se tejió en Europa. Su predominio perduró hasta la llegada del algodón americano en el XIX. 

Durante la Edad Media, las actividades laneras eran un complemento de las agrarias y ganaderas. Se destinaba principalmente al autoconsumo y los tejidos que se conseguían eran poco delicados.

La producción de paños finos, destinados a la clase alta y a las cortes, se inició en Flandes hacia el siglo XII. Después se desarrollaría en Italia y en Francia, generando industrias importantes, ya que para conseguir un paño fino se requería buena organización, selección de las materias primas, técnica depurada y lo que hoy se denominaría una buena red comercial.

En España, la lana de ovejas merinas reemplazó a la lana inglesa a partir del siglo XV. Se crearon grandes rebaños trashumantes en Castilla, Extremadura y Aragón. Los productores, que se organizaban en la Mesta desde el siglo XIII, gozaron de protección real hasta 1837.

España exportaba lana a través de Bilbao y Alicante, aunque la capital de la lana era Segovia, que también gozaba de una gran industria de pañería.

Después de que ésta decayera, se intentaría la creación de Reales Fábricas, siguiendo el modelo francés. Y se fundaron en Ezcaray (La Rioja) Brihuega (Guadalajara) y San Fernando (Madrid). Pero los proyectos fracasaron.

Proceso de la lana

El proceso que se seguía con la lana, similar al actual, es el siguiente:

  • Esquileo, o corte de la lana al animal

  • Sorteo, selección de acuerdo con la calidad

  • Lavado, extrayendo las impurezas y la grasa natural, llamada lanolina, que se usa en cosmética.

  • Bateo, con objeto de abrir los vellones

  • Cardado, que al principio se hacía con cardos, después con púas metálicas y hoy en día con una máquina llamada carda

La producción de hilo era femenina mientras el oficio de tejer se consideraba masculino. Hacían falta varias hilanderas para abastecer un solo telar.

Una vez confeccionado el paño, había que "batanarlo", una operación que consistía en golpear la tela, mojada en agua y orín.

Una vez batanado, el tejido se "percha", es decir, es rascado con cardos para levantar algunas fibras. Después de esto se tiñe y se tunde, operación que consiste en igualar las fibras levantadas, cortándolas con tijeras en sentido horizontal.

En España, la industria lanera se terminaría concentrando en cuatro ciudades:

  • Alcoy, de Alicante

  • Béjar, de Salamanca

  • Tarrasa, de Barcelona

  • Sabadell, de Barcelona

La producción de paños finos se inició en Flandes, alrededor del siglo XII

Inicio de página Otros temas sobre textil:

Hilar y tejer: antecedentes históricos
La industria de la seda
La industria del algodón

 

 

 Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Madrid

Formulario de Búsqueda

Historia de la Industria
        Amplias cronologías y desarrollo de temas históricos

Estadísticas Gráficas

Otros vínculos disponibles: