.

Organización:
Control, seguridad y precisión

Desde los albores de la Revolución Industrial, fue evidente la importancia de controlar el funcionamiento de las máquinas, máxime cuando éstas iban adquiriendo cada vez mayores potencias.


Los cambios en seguridad eléctrica, por ejemplo, han sido espectaculares en los últimos 150 años.

Precisamente uno de los aspectos que movió a Watt a pensar en la mejora de las máquinas de vapor, fue el hecho de que las de Papin y Newcomen tenían un comportamiento errático, y como tal poco eficaz y peligroso.

Dos fueron los objetivos fundamentales en aquélla época, y lo siguen siendo ahora: seguridad y precisión.

Y lo cierto es que están tan asumidos que prácticamente no reparamos en ellos. Por ejemplo, los sistemas eléctricos llevan protecciones (como los llamados fusibles) que en caso necesario interrumpen el paso de la corriente.

Para mantener la precisión requerida en las máquinas, los sistemas de control han de actuar de manera continuada. Existen muchos tipos de controles basados en el muestreo periódico y muy rápido de magnitudes oportunas, de manera que el sistema pueda funcionar según pautas prefijadas.


La seguridad mecánica y de fabricación de los automóviles ha experimentado enormes cambios en las últimas décadas. Los fallos mecánicos son muy escasos, y en muchas ocasiones se producen en vehículos viejos por falta de los controles obligatorios. Otra cosa son los hábitos de conducción de algunos conductores, sobre todo en lo que respecta a la velocidad o a la ingestión de bebidas alcohólicas.

Uno de los puntos más complicados del control es ejercer las acciones necesarias, ya que además de medir y decidir lo conveniente, hay que realizarlo.

Aquí entran en juego los servomecanismos o dispositivos asistidos, en los que se aprovecha la propia fuerza de la máquina a controlar para ejercer la acción de control. Tenemos un ejemplo familiar en la dirección asistida de los automóviles, que emplea una pequeña fracción de la potencia del motor para presionar un circuito hidráulico, que el el que hace el trabajo.

Con la electrónica digital se han desarrollado mecanismos de control altamente precisos, incluidos los sistemas antibloqueo de frenos de los automóviles, que dosifican la fuerza ejercida en ellos para evitar el bloqueo en la frenada.

Inicio de página Otros temas de organización:

La seguridad industrial
La seguridad nuclear

 

 Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Madrid

Formulario de Búsqueda

Historia de la Industria
        Amplias cronologías y desarrollo de temas históricos

Estadísticas Gráficas

Otros vínculos disponibles: