.

Ingeniería Textil
La industria del algodón
El algodón es originario de la India. Para los europeos se trataba de una planta exótica que se mezclaba con el lino para obtener fustán.

Los primeros tejidos de algodón se importaron a partir del XVII y se llamaban indianas. Eran frescos, con buena transpiración y permitían fácilmente el teñido. 


Industria textil en América después del descubrimiento.
Siglos después, el algodón proveniente de América revolucionaría
la industria europea.

Por presión de los gremios laneros, la importación de algodón fue prohibida por los Borbones, lo que terminaría resultando contraproducente para los laneros, ya que motivó el desarrollo del cultivo local del algodón.

La industria de indianas, así como su estampación, se desarrolló de manera espectacular en Barcelona, sobre todo a finales del XVIII, aunque tuvo notables altibajos a causa de las guerras con Francia e Inglaterra.

El algodón impulsó la Revolución Industrial a través de diversos factores.

  • Su buena aclimatación en América

  • El uso de esclavos

  • El invento de la desmotadora en 1792

  • La ausencia de gremios algodoneros con normas burocráticas contra nuevos inventos.



Desmotadora de algodón, o almarrá.
Inventada por Whitney en 1792

El primero de éstos fue la lanzadera volante de Kay (1733) un mecanismo que permitía a un solo operario tejer una pieza ancha desde el centro del telar en la mitad de tiempo.

La lanzadera volante fue rechazada por los gremios tradicionalistas, pero motivó la mecanización de los hilados, que con los métodos tradicionales no podían abastecer a los nuevos telares.

La mecanización del hilado siguió dos caminos.

  • El primero se realizó con máquinas llamadas Jenny, de 1764, que en Cataluña se mejoró con el nombre de bergadana.

  • El segundo método de hilar se desarrolló con las llamadas máquinas continuas, inventadas por Arkwright en 1771. A estas máquinas se les acoplaría un invento español, denominado estiraje Casablancas, desde 1913.

En cuanto a la mecanización del telar fue más complicada. Hubo telares "de garrote", llamados así por las piezas que lanzaban la lanzadera, y telares "de espada". El telar automático Jacquard se inventó en 1805.

La inavención española más notable en el campo de los telares fue el telar para tejer terciopelo, realizado por el catalán Barrau en 1857.

Los gremios tradicionalistas se opusieron al algodón en sus primeros años

Inicio de página Otros temas sobre textil:

Hilar y tejer: antecedentes históricos
La industria de la lana
La industria de la seda

 

 Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Madrid

Formulario de Búsqueda

Historia de la Industria
        Amplias cronologías y desarrollo de temas históricos

Estadísticas Gráficas

Otros vínculos disponibles: